El Parque Güell

 

El Parque Güell, o Parc Güell, fue un proyecto encargado al arquitecto Antoni Gaudí, por Eusebi Güel, conde de Güell, y mecenas de Gaudí.

En un principio, se trataba de un complejo residencial que seguiría las pautas de las ciudades-jardín inglesas, de ahí el nombre de Parque, en el que se construirían sesenta viviendas unifamiliares. Situado en la parte alta de Barcelona, muy cerca del Tibidabo, con una extensión de 17,18 hectáreas. El conjunto se finalizó en 1914. El proyecto fue un fracaso, ya que sólo se vendieron dos parcelas. Dado el poco interés por adquirir estas viviendas, al cabo de unos años, en 1922, pasa a ser lo que es hoy: un parque público, que en 1969 sería declarado Monumento Histórico Nacional.

El parque se recorre por caminos sinuosos que dan paso a sus distintas parcelas, todas ellas sustentadas por columnas excavadas en las misma piedra del terreno, inclinadas, respetando el origen del monte del cual proviene.

No hay ni un sólo ángulo recto en el parque, todas las líneas que lo conforman son orgánicas, imitando la naturaleza, las columnas que veremos en él se encuentran inclinadas como palmeras, siguiendo el terreno, respetando su orografía natural.

El Parque Güell queda diferenciado en tres partes básicamente: la escalinata, la Sala Hipóstila, y la plaza, aunque también hemos de apuntar la portería. Un edificio de servicios situado en una entrada lateral de gran belleza.
En este parque se utiliza por primera vez un sistema de ornamentación propuesto por Gaudí como solución a la curvatura de sus piezas, es el uso del mosaico, pero de un modo hasta ese momento no utilizado: con trozos de baldosa irregulares, sin utilizar la típica tesela del mosaico que no se adaptaba tan bien a las superficies gaudianas.

La Escalinata, se encuentra en la entrada principal del parque, se divide en dos tramos de escaleras simétricos, según vamos subiendo nos encontraremos primero con el medallón circular que contiene el escudo de Cataluña, algo más arriba , en el centro, se dispone la figura de lo que algunos denominan el dragón, que en realidad es una escultura de una salamandra que es el icono del parque...Es una escultura cubierta de trozos de cerámica en mosaico que representa a la salamandra alquímica, que es el símbolo del elemento del fuego.

Desde la Escalinata se divisan dos edificios con techos de suaves curvas, que dejan claro que son obra de Gaudí.

A la derecha de la Escalinata se encuentra uno de los lugares peculiares del parque, una sala circular, sostenida por una columna central semicónica, y en la cual se produce un curioso efecto acústico, en que el sonido viaja por sus paredes,lo cual se puede comprobar muy fácilmente.

La Sala Hipóstila recibe varios nombres, el más conocido quizá sea el de la Sala de las Cien Columnas, en realidad está compuesta por 86, similares a las estalagmitas. También es conocida por algunos como el Templo Dórico, por la composición de las columnas.

El uso al que estaba destinado esta zona era para albergar un mercado que abasteciera al complejo residencial, en la actualidad es el escenario de músicos callejeros que aprovechan la estupenda acústica de la sala para entretener a los turistas.

Finalmente, la parte superior del parque denominado la Plaza, o el Teatro Griego, es un espléndido mirador a la ciudad de Barcelona y al mar.

En 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Es uno de los exponentes del movimiento modernista que puebla la ciudad de Barcelona. Es un lugar muy transitado por los turistas y por los barceloneses para pasear y hacer deporte, uno de los sitios muy agradables de visitar para dar un magnífico paseo a pie o si lo prefieres a carruaje.


 

           

           


 

 Imagenes con derecho de reutilización

 
 
(c)www.turismodinamarca.com Las fotos son propiedad de sus respectivos autores, respetamos las licencias con las que las compartes, si encuentra alguna foto o material que por descuido no indica autor, o licencia libre por favor contacte nos.